sábado, 26 de junio de 2010

Toy Story 3 en 3D – Crítica

Hay películas que usan la revolución del cine 3D para maravillar al espectador, demostrando cuanto se ha avanzado en este campo. Pero hay otros filmes que ponen la tecnología al servicio de la trama argumental, dejando que la historia sea la estrella principal de la película, como ocurre en Toy Story 3.

Y Justamente de ella les voy a hablar en esta ocasión, de Toy Story 3. Me saco los anteojos para ver 3D, me reclino una vez más sobre la butaca del cine y me seco las lágrimas con un pañuelo. A la mente se me viene la cara de mi hijo, jugando con sus juguetes. Él también tiene sus muñecos preferidos, como Andy tiene a Woody y a Buzz Lightyear. Y él también crecerá algún día, como Andy, seguramente dejará de jugar con ellos y, tal vez, los guarde en un baúl.

Toy Story 3 nos muetra a un Andy crecido, ya con 17 años y a punto de ir a la Universidad. El dilema que se le presenta en esta etapa de su vida, no solamente pasa por tener que afrontar este cambio, sino que también debe decidir qué hacer con sus juguetes, los cuales están desde hace tiempo descansando en un baúl, deseosos de que un día su dueño vuelva a jugar con ellos.

Entre decisiones (y algunas confusiones) los juguetes de Andy recaen en una guardería llena de niños pequeños, donde no recibirán el mismo trato que en un anterior hogar y, además, deberán convivir con otros muñecos, algunos de los cuales, resultarán personajes poco recomendables para confiar.

Esta tercera aventura de Toy Story, demuestra que las terceras partes también pueden ser buenas, y hasta quizás excelentes, como en este caso. Con personajes ya conocidos, y algunos nuevos también, la historia nos regala muchs sonrisas, momentos de tensión, algunas lágrimas y también emoción, mucha emoción.

Toy Story 3 ofrece un argumento tan bueno, que puede ser disfrutado por grandes y chicos. Esta película nos muestra como los tiempos de cambios nos modifican por dentro, pero también mantienen nuestra esencia. Pero este filme va más allá de eso, y como dice la canción principal de Toy Story (“Yo soy tu amigo fiel”), la película gira sobre uno de los valores más importantes que se puede tener: la amistad. La historia también nos demuestra que en los momentos límites, la fe en la amistad es la que nos salvará o, al menos, aliviará nuestras penas.

Si hay algo que ya ha demostrado Pixar a lo largo de su historia es que es un estudio que además de sorprender con su capacidad técnica, como lo hizo en 1995 con la primera Toy Story o con Up!, también sabe contar historias que emocionan a grandes y chicos. Porque a fin de cuentas, Pixar no solamente tiene la clave y el material para hacer animaciones maravillosas, sino que también sabe cómo llegar al camino exacto que conduce al corazón de las personas.

Entre los actores que prestaron sus voces para este filme se destacan Tom Hanks (Woody), Tim Allen (Buzz Lightyear), Joan Cusack (Jessie), Ned Beatty (Lotso), Don Rickles (Mr. Potato Head), Wallace Shawn (Rex), Jodi Benson (Barbie) y Michael Keaton (Ken). La dirección del filme estuvo a cargo de Lee Unkrich y el guión fue realizado por John Lasseter, Andrew Stanton, Lee Unkrich.

Si bien Toy Story 3 parece marcar el cierre de un ciclo (virtuoso y exitoso), no se descarta la posibilidad de una cuarta parte de esta saga, que arrancó como una historia de juguetes y hoy en día se ha transformado en uno de los más grandes clásicos de cine de animación de todos los tiempos.

2 comentarios:

Pabela dijo...

A mí también me encantó, también me reí y lloré como marrana, también recordé a mis hijos ver jugar con sus juguetes y también a mí misma jugar con los míos!.

Imperdible esta tercera parte!

Damián dijo...

Es así como decías Pabela ... esta película no sólo nos hace pasar un buen rato, sino que nos lleva a un viaje bellísimos por las sensaciones, los sentimientos ... las risas y las lágrimas. Nos conecta con nuestros pequeños y nos hace volver a sentirnos chicos (lo cual no tiene precio).

Gracias por compartir tu experiencia.


Las imágenes y logos mostradas en este blog son propiedad de sus respectivos autores y/o dueños